Bodas 28 y 29 de Agosto

Fin de agosto movidito: viernes en La Muela y sábado en San Antonio. ¿Queréis saber los detalles?

El viernes estuvimos en La Muela decorando una preciosa ermita para el enlace de Ángela y Jaime. Unos arreglos frescos y llenos de romanticismo. A continuación os mostramos unas fotos del montaje y el efecto final.

La fachada de piedra de la ermita se decoró con dos conos de margaritas blancas que marcaban la entrada desde la calle. Una imagen sobria pero muy romántica desde el principio.

Desde aquí accedemos a una sala previa que decoramos profusamente con unos grandes arreglos en pedestales, acompañados de velas y manzanas. Las caídas de hiedra y los caminos vegetales a lo largo del saliente de la pared otorgaban majestuosidad al conjunto. Una entrada suntuosa para enmarcar el enlace de la feliz pareja.

A través de esa arcada entramos a la capilla propiamente dicha, coqueta y muy acogedora. Siguiendo el ritmo de la composición iniciamos el pasillo nupcial con dos arreglos en el suelo que nos conducen hasta el altar.
La elección de las hiedras, el frescor de las manzanas y el efecto vaporoso de la paniculata crea una sensación muy romántica. ¿Qué os parece?

Una decoración muy cuidada tanto por los materiales como por la disposición de los diferentes arreglos florales. Una gran elección que Ángela tenía claro desde el principio, tiene muy buen gusto (Jaime, eso te incluye a ti).

A estas alturas estaréis deseando ver el ramo de novia: una composición compacta de gerberas y germini sobre una estructura de lunaria nacarada.

Seguro que Ángela sorprendió a sus amigas cuando les entregó estos divertidos ramos de paniculata y chupa chups. Una gran idea!!

Chicos, nos ha encantado participar en vuestro enlace. Os deseamos lo mejor en vuestra vida en común y que disfrutéis de vuestra luna de miel.

Cambiando de tercio, el sábado decoramos la iglesia de San Antonio. Una de las clásicas que siempre es agradecida en cuanto a la decoración.
En esta ocasión dos parejas eligieron tonos blancos y rosados para la flor, una composición agrupada con salidas de hiedra prolongando la base.

El camino nupcial se decoró con lazadas de rejilla en tono crudo, colocadas de forma alterna en los bancos con un ramillete de paniculata. De esta forma se realza la entrada de los novios de forma suave y elegante.

Para ambas parejas nuestra más sincera enhorabuena y desearos una gran felicidad para el futuro. Gracias por confiar en nosotros.